0. PRESENTACIÓN

La Hermandad Virgen Dolorosa de Medina de Rioseco congrega a un grupo de hermanos y hermanas unidos por la fe y la devoción hacia la Santísima Virgen en la advocación de la Virgen Dolorosa. Cofradía penitencial de Semana Santa, con una dilatada tradición histórica, cuyos valores se trasmiten de generación en generación con el único propósito de unir almas capaces de afrontar los retos diarios. Hermandad versátil y plural que conjuga la tradición con las nuevas demandas de la sociedad actual. Innovadora y comprometida con el deseo de ceder un poco de individualismo en beneficio de los demás, con aunar fuerzas en el fomento y acercamiento entre seres humanos sin esperar nada a cambio, con la ilusión y la generosidad como únicas herramientas. Principio y responsabilidad de los hermanos de una cofradía con gran arraigo local y cuya imagen es tenida por los riosecanos en gran devoción.

            La Virgen Dolorosa tiene un marcado protagonismo en la Semana Santa de la Ciudad de los Almirantes. El Miércoles Santo es la que sale a recibir, en el Vía Crucis, al Cristo del Amparo, en la estación del Atrio de la Iglesia de Santiago. Ante la presencia de Cristo custodiado por las filas de los cofrades de las distintas cofradías y hermandades penitenciales, provistos de farol y de las austeras cruces que se han ido recogiendo del itinerario, avanza Nuestras Señora hacia su hijo Jesús, ante el rezo de la estación de penitencia. También es la que cierra el cortejo procesional la noche de Jueves Santo y ante la cual, arropada por el resto cofrades y de pasos penitenciales en la fría noche castellana, los cofrades y devotos rezan, con gran solemnidad y emotividad, la Salve a la Virgen.

En esta página el visitante podrá acercarse y adentrarse en este Misterio de Amor y hacerse una idea general de lo que somos y lo que representamos. Con el anhelo de que pueda resultar enriquecedora en el caminar de la vida diaria y de que la Virgen Dolorosa haga partícipes, a todos los que la contemplan, de las gracias que Ella ha recibido.       

1. EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LA HERMANDAD VIRGEN DOLOROSA

            Los orígenes de la Hermandad Virgen Dolorosa, como cofradía autónoma, datan de mediados del siglo XIX, aunque para describir su nacimiento hay que remontarse a las primeras décadas del siglo XVI, cuando estaba integrada en la Archicofradía de la Vera Cruz. Nacida en el seno de la Orden Franciscana, en la capilla del Convento de San Francisco, primitiva sede y testigo mudo de comienzos administrativos y de cultos religiosos bajo sus claustros. Los hermanos de La Vera Cruz salían, cada Jueves Santo del cenobio en procesión de disciplina, con los hermanos de sangre y de luz con túnicas negras y antorchas, guiones de tafetán morado y cruz. El Domingo de Resurrección también festejaban la Pascua con la procesión que se hacía por el corredor del convento. Tenía como hermanos de honor a los Enríquez, Almirantes de Castilla y señores del lugar.

Años de esplendor que dieron origen a la construcción de un edificio independizado del convento franciscano, pero no desligado en lo espiritual, al que se traslada a finales del siglo XVI. El nuevo complejo arquitectónico se instaló en la Calle de la Doctrina, próximo a la Iglesia parroquial de Santiago y a la calle Estudios, fue trazado por Juan de Hermosa en 1592 y en, cuyas labores de cantería, trabajó Toribio de Trabado. Al primitivo recinto se le fueron añadiendo otras dependencias como el Pósito de Juan de Pendones, paneras, salón de reuniones, el Hospital de Convalecientes, del que obtuvo licencia para abrir en 1552, con el fin de asistir a pobres convalecientes que salían del resto de hospitales locales libres de calentura, realizado por Pedro de Hernández y Juan de Hermosa. El Patio de Comedias, iniciado en 1585 y finalizado por Francisco Benero en 1643, para realizar espectáculos teatrales y comedias con los que obtener recursos para financiar la empresa y facilitar el entretenimiento a la sociedad riosecana. Mateo Sánchez es el encargado de hacer, en 1702, una nueva  enfermería.

El pétreo conjunto renacentista, quedó diezmado por la crisis del siglo XVIII, con el inicio de la desmembración de la cofradía histórica, la dificultad para poder salvar las sucesivas vicisitudes, la falta de recursos y los procesos desamortizadores de enajenación de bienes  iniciados con Godoy, en 1799, y siguientes en el siglo XIX, a los que se añade la invasión napoleónica de la localidad, en 1808, durante el periodo de la Guerra de la Independencia y que causa la destrucción de la ermita. En 1814 los enseres y bienes de la Vera Cruz se  trasladan, de forma temporal, a la Ermita de la Soledad de la Cofradía de la Quinta Angustia hasta 1856, año en el que los pasos procesionales se trasladan definitivamente al templo de Santiago, ante el estado similar en el que se encuentran las dependencias. El inmueble pasa a depender de la Junta Municipal de Beneficencia que decide darle un uso más acorde con las necesidades del momento. Una parte del complejo se reestructura, entre 1850 y 1879, otra desaparece y el resto es convertido en Teatro Principal, conservando el encanto arquitectónico pasado y el uso como espacio destinado al teatro y la comedia.

En el siglo XVIII las cofradías pasan por una etapa de crisis que deriva en la desaparición de unas y la escisión de otras en unidades menores como es el caso de la Vera Cruz, de la que se independizaron entre otras, en el siglo XIX, la Cofradía Virgen Dolorosa. Las reformas de Carlos III tampoco benefician a las cofradías, como la coyuntura económica y la Guerra de la Independencia. Al ser despojadas de los bienes, las cofradías no pueden mantener sus actividades de veneración a la Santa Cruz y de prestar servicios a la sociedad, en especial la tarea asistencial, que debe encargarse, desde ese momento, el Estado. Solo permanecen activos los desfiles procesionales, salteando guerras, crisis económicas y episodios de debilidad de fe  que han llegado hasta la actualidad, manteniendo la tradición y el arraigo cristiano.

Las otras dos grandes cofradías penitenciales, que conformaban la Semana Santa de Medina de Rioseco, como son la Quinta Angustia y Soledad de Nuestra Señora y la Cofradía de la Pasión, sufrieron una evolución paralela. El complejo de la Quinta Angustia, próximo a la Parroquia de Santa María y en cuyo seno nació, corrió peor suerte, al permanecer en pié la Capilla llamada de los Pasos Grandes por ser el recinto donde se guardan los dos pasos de mayor embargadora de cuantos participan en la Semana Santa: La Crucifixión del Señor y el Descendimiento de la Cruz; junto con el Santo Sepulcro y la Virgen de la Soledad, a los que se unen , años después, las cofradías de la Piedad y del  Cristo de los Afligidos y Santo Cristo de la Paz para participar en la penitencial del Viernes Santo, cubiertos con túnicas de lienzo blanco. La Cofradía de la Pasión, con sede en la Parroquia de Santa Cruz, dio origen a las hermandades de Jesús Atado a la Columna, Ecce Homo, Jesús Nazareno, Nuestro Padre Jesús de la Desnudez y Santo Cristo de la Pasión, provistos de túnicas de paño castellano negro, a excepción del último que viste de terciopelo negro. 

            La Vera Cruz se fracciona en unidades menores que han seguido la tradición de hacer manifestación pública de fe la semana de Pasión, en la Ciudad de los Almirantes de Castilla, la tarde del Jueves Santo, en la Procesión del Mandato. Cofradías y pasos resultantes pasan al seno de la Parroquia de Santiago, para seguir con los cultos y procesiones de gran solemnidad, llevados a hombros, por los hermanos y cofrades de la Oración en el Huerto, Flagelación, Jesús Nazareno y Virgen Dolorosa; identificados con las túnicas de terciopelo morado.
En el siglo XIX la Hermandad Virgen Dolorosa ya presenta una estructura uniforme y jerárquica, recuerdo del origen gremial, que ha continuado hasta nuestros días, con las adaptaciones a los cánones eclesiásticos y sociales.

En el Siglo XX aumenta el número de pasos en las procesiones del Jueves y Viernes Santo al suprimirse la Procesión de la Pasión, en 1959, que deja de salir el Viernes Santo por la mañana y se une a la del día anterior por la tarde. La coyuntura política del siglo tampoco evita que las cofradías sigan desempeñando su labor de ayuda y de procesionar, como respuesta a la llamada de la caridad y a la unión en una misma devoción. Las instituciones municipales colaboran en la organización de las procesiones. Se crea, en 1950, la Junta de Semana Santa integrada por los representantes de las cofradías y hermandades locales. La imagen de la Virgen Dolorosa es, con frecuencia, solicitada para que presida el pregón y que sea reproducida para promocionar el patrimonio y la Semana Santa de Medina de Rioseco.

Una hermandad, que inicia el siglo XXI, formada por hombres y mujeres comprometidos con la realidad actual, sin olvidar las tradiciones heredadas. Activa y dinámica, dotada de un corpus normativo capaz de afrontar las necesidades de cada década, pero respetando las premisas dictadas por aquellos hermanos, siempre presentes en el recuerdo, de velar por la tradición, el culto a la Virgen Dolorosa, participar en la procesión, ejercer la caridad, asistir a los hermanos y acompañar al hermano fallecido en su último viaje. Una cofradía preocupada por la dignidad de las personas, de apoyo a los necesitados, en continua renovación, fiel a las tradiciones y al carisma del que dio origen y veneración hacia la Santísima Virgen María, corredentora y Madre de todos los creyentes. Hermandad con un alto porcentaje de jóvenes que aportan vitalidad y creatividad al proyecto de vida, fortalecida y presente en nuestros corazones y cuya memoria perdurará por los siglos.

2. EL PASO PROCESIONAL DE LA VIRGEN DOLOROSA

Unamuno, en su visita a Medina de Rioseco, describió la imagen como: “… pasaba el paso de la Dolorosa, de Nuestra Señora de los Dolores, de la Soledad –dolorosa soledad y dolor solitario. Una de esas castizas Dolorosas españolas símbolo acaso de España misma, con el corazón atravesado por siete espadas…Jueves Santo en Medina de Rioseco…Y el dolor se serena, se depura en la Dolorosa…” 

2.1- IMAGEN DE LA VIRGEN DOLOROSA

La Hermandad Virgen Dolorosa desfila con el conjunto procesional en el que se escenifica, por medio de una figura metáfora de vehemencia y delicadeza divina, el dolor de María en el instante en el que su Hijo es crucificado, declaración de Amor de Dios al hombre “porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna (…)(Jn. 3,16)”... Una de las imágenes, del importante patrimonio artístico que atesora Medina de Rioseco, con mayor devoción de cuantas se veneran. Talla policromada, de bulto redondo, boca entreabierta, con ropajes sinuosos que definen el volumen y dan fuerza a unas proporciones reales que expresa, con gran realismo, el drama esperanzador, de una madre abatida ante la inmolación  del Hijo que ella misma había engendrado. Rostro dolorido al que es difícil hallar consuelo, que deja sentir ternura, que mira al cielo en busca de consuelo o de clemencia a Dios para su hijo en un diálogo silencioso, colaborando junto con el Hijo, en el misterio de la Redención. La mano en el pecho sostiene los siete puñales que la atraviesan el corazón, símbolo de los siete dolores de la Virgen María por los que pasó Jesús a lo largo de su vida terrena hasta la muerte en el Calvario: Presentación de Jesús en el Templo, como anuncio de lo que está por acontecer; la Huida a Egipto, simbolizando el exilio; Jesús con los Doctores en Jerusalén ante el disgusto de María que no localiza a su hijo y le encuentra con los Doctores de la Ley; Camino del Calvario en el que María se encuentra con Jesús en la Calle de la Amargura; Crucifixión  con la posterior agonía y muerte;  Descendimiento de la Cruz y puesto en el regazo de María, y Santo Entierro en el que el cuerpo sin vida es depositado en la cripta, quedando la Virgen en soledad; sufrimiento ya anunciado por Simeón en el momento de la presentación del Niño en el templo: "...y a ti una espada te traspasará el alma" (Lc 2,35),. Tiene la característica singular de ser la talla que mejor recoge, en su expresividad, la representatividad de la tragedia, el dolor, la lucha, la espera y  la belleza plástica de cuantas desfilan en las procesiones de la Semana Santa riosecana. La Virgen Dolorosa recibe culto en la hornacina central del retablo lateral del lado de la Epístola.

            La escultura se completa con siete cuchillos de plata anclados en el pecho y con tres coronas para la cabeza. La de mayor antigüedad, en plata, del siglo XIX, austera y sencilla en la ornamentación, se caracteriza por ir montada sobre un aro una sucesión de estrellas. La corona de mediados del siglo XX más repujada y de mayores dimensiones y volumen, propia de la etapa artística. Y una tercera, de reciente donación, en la que converge el diseño de lo antiguo con la elegancia de las  formas actuales.
           

2.2- TABLERO PROCESIONAL

La Virgen Dolorosa va dispuesta sobre un tablero de construcción sencilla, para poder ser transportado por doce hermanos. Está realizado por el artista Juan Rodríguez Carretero en 1881. Tres estructuras longitudinales de madera en paralelo y ensambladas dan forma al bastidor del tablero, seguido de una plataforma rectangular en la que sobresale, por la parte inferior, seis palotes (tres delanteros y tres traseros), rematados en bustos con la imagen de la Virgen con expresiones diferentes. Un primer cuerpo ovalado invade la planta, al servir como base para la peana rectangular escalonada y convergente, al ser el tabernáculo en donde descansa la imagen, adornada a base de molduras sencillas hasta rematar en un copete de media caña tallada. En sus aristas se disponen cuatro bustos sobre ménsulas de la Virgen en las que el artista juega con rostros comunicativos.

            En los vértices del cuerpo principal se encuentran anclados cuatro faroles de palta argénteos. Sobre una base circular se dispone un trípode repujado, a modo de copa, que sostiene una cabeza de seis lados, de cara trapezoidal, que rematan en linterna cilíndrica hasta concluir en una cruz plana latina. 

En la parte inferior del bastidor se anclan los tacos o piezas de madera que permiten igualar las alturas de los distintos portadores durante el recorrido procesional y  nivelar los hombros para homogeneizar el reparto del peso.

            Para facilitar el descanso a lo largo del recorrido procesional por las angostas e irregulares calles de la Ciudad de los Almirantes, conocido como poso o intervalo entre la duración del transporte a hombros y el horquillado para el descanso, los hermanos portadores llevan horquillas para sostener el tablero. Sobre un palo de madera, de gran resistencia y con una altura aproximada al hombro, se manga un cuero metálico en forma de “u” que encajona el palote o el taco, dependiendo del lugar que se ocupe, generando un entramado de postes inmóviles durante el instante de alivio. El uso, la destreza y las órdenes de ejecución, indicadas por el cadena o responsable de ordenar la manipulación del paso, son características singulares de la Semana Santa de Medina de Rioseco.
           

3. RASGOS CARACTERÍSTICOS DE LOS HERMANOS Y HERMANAS DE LA VIRGEN DOLOROSA

            3.1.-UNIFORME: TÚNICA, MANTILLA Y FAROL

            Para ser hermano solo se requiere, como vestimenta, la devoción hacia la Virgen Dolorosa, si bien es recomendable que estén estipulados una serie atributos que simbolizan la pertenencia  a  la cofradía y que ayudan a identificarse con Ella, que ayuden a dignificar los actos a los que se acuden como miembros de la Hermandad. Los principales elementos son: la túnica de terciopelo morado, el farol y la mantilla, en el caso de las hermanas.

            Los hermanos se revisten con túnica de terciopelo morado, con jaretas en la parte superior. Recogida a la cintura con un cinto de hilo morado. Rostro oculto con una careta de terciopelo morado para preservar el anonimato. Al cuello pañuelo de seda blanco y guantes blancos en las manos.

            Las hermanas que siguen la tradición utilizan el vestido negro, con mantilla negra cubriendo el pelo y guantes negros.

            Los asistentes a la procesión utilizan para alumbrar el farol. De forja, en forma de pirámide invertida, acristalado en sus cuatro lados, rematados en eses y cubierta la parte superior con una tapadera de cuatro pliegues convergentes en una cruz. La parte inferior se dispone de un palo de madera para facilitar su uso.

3.2. -VARA, BANDERIN Y MEDALLA

            Los símbolos representativos más destacados de la Hermandad Virgen Dolorosa son la Vara de mayordomía, el banderín  y la medalla, presentes y llevados por los hermanos en cuantos actos acuda o sea invitada. Cada uno de ellos utilizados en un contexto determinado.

            La Vara es la expresión de la unión de los hermanos, representante de la comunidad de hermanos y signo de mando en el que lo ostenta. Llegar a llevarla es un honor y una responsabilidad que se ejerce durante un año. El hermano portador es definido como mayordomo, condición y mérito que se desea alcanzar, al ser elegido únicamente por riguroso orden de lista configurada por orden de inscripción en la Hermandad. El atributo está formado por un mango cilíndrico negro de madera, de una altura que supere a la persona, rematada en la cabeza con la esfinge plateada de la Virgen Dolorosa.

            El banderín le lleva el mayordomo saliente, es decir, el que fuera vara el año anterior. Sobre un mástil circular, de madera rematado con una cruz plateada, se dispone el estandarte de tela, cuyos extremos exteriores están rematados con borlones. En el paño negro, de tafetán, está bordado el rostro y el torso de la Virgen Dolorosa con hilo dorado y de colores propios de la iconografía mariana. Su uso se limita a las procesiones penitenciales.

            Los cofrades acuden a todos los actos convocados por la hermandad llevando, al cuello,  la medalla que les identifica como hermanos de la Virgen Dolorosa. Una orla plateada con el relieve de la Virgen pende de un cordón de hilo morado, de dos cabos,  rematado en el extremo superior con una borla para facilitar la ubicación en el cuello.


 
Powered by Riosecoweb
Slideshow Image 1 Slideshow Image 2 Slideshow Image 3 Slideshow Image 4 Slideshow Image 5